Prólogo

Cuando se me planteó la idea de escribir este libro aún no era consciente de la necesidad de mi pueblo de conocer su historia. No obstante, y con el correr de los días, me di cuenta de que somos un pueblo que quiere conocer su historia, que somos una sociedad que necesita conectarse con su pasado, y que nos urge saber cómo nos salvamos de las garras del comunismo para convertirnos en el mayor milagro económico del neoliberalismo.

Nuestra historia reciente está llena de aciertos. Lamentablemente las actuales generaciones han sido presa de “escritores” trasnochados y resentidos que han tergiversado los hechos, exagerando y sacando de contexto situaciones puntuales, o derechamente inventando barbaridades que nunca ocurrieron.

Mi generación critica a la juventud actual, yo sin embargo, empatizo. Debe ser porque también fui joven y alocado, también tenía sueños de justicia y libertad para mi pueblo, y gracias a Dios (y a mi general) pude hacerlos realidad. Junto a un puñado de hombres valerosos y nobles revertimos el rumbo hacia la debacle económica y moral del marxismo, rectificando el camino hacia la sociedad equilibrada y estable que somos.

En estas páginas conocerás de manera cabal a esos héroes que fraguaron el  país en el que vives, cuáles eran sus motivaciones, sus sueños, sus anhelos de justicia y equidad, en resumen, conocerás a quienes (y cómo) lucharon por el legado de libertad que disfrutas hoy.

No quiero alarmarte, pero Chile está al borde del desastre. Cada proyecto de ley que ha presentado el actual (des)gobierno representa un fuerte retroceso hacia el real desarrollo, en pos de una supuesta “justicia social” que sólo nos conducirá hacia el acantilado en el que se encuentran varios de los vecinos del barrio (Bolivia, Venezuela, Ecuador, etc).

Es por todas estas razones que asumo la noble tarea de traer hasta ustedes este compendio de relatos que tiene como objetivo mostrar la HISTORIA DERECHA DE CHILE. Sin apasionamientos, sin dobles lecturas. Un relato serio, imparcial y objetivo que espero sirva para acallar las voces que quieren manchar la honra de quienes dieron lo mejor de  si para nuestro país.

SIGUIENTE: CAPITULO 1, “SÍ, YO OCULTÉ A SEBASTIÁN”
Anuncios
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close